Consejos

  • Bicis en forma.

    Revisad y poned a punto vuestra bicicleta. Para el disfrute de la ruta tanto vosotros como vuestras bicis deberán estar en forma. Sería una pena que por un fallo mecánico no pudierais aprovechar el recorrido en su máximo esplendor.

  • Averías y reparaciones.

    Lleva herramientas para reparaciones ocasionales como pinchazos, roturas de cadena, ajuste de cambios y frenos, etc. En Aracena existe una tienda especializada en bicicletas de montaña y en muchos municipios podréis acudir a algún taller a reparar averías mayores, pero para salir de algún apuro en ruta deberéis llevar herramientas básicas. En caso de avería grave el equipo de Patas Negras puede facilitarte una bicicleta en alquiler hasta que consigamos reparar la tuya.

  • Ropa adecuada.

    Viste la ropa deportiva adecuada. Una de las ventajas de Patas Negras es que puede hacerse en cualquier época del año, pero infórmate bien del tiempo antes de comenzar. En invierno puede llegar a hacer mucho frio y algunos meses de verano son realmente calurosos (en julio y agosto se deberá salir al amanecer para evitar las horas de más calor). Las gafas de Sol y la crema solar siempre vienen bien (incluso en días soleados de invierno).

  • Seguro de accidentes.

    Un seguro de accidentes es obligatorio por normativa. Os facilitamos uno si lo deseáis, dado que el recorrido pasa por sitios recónditos (algunos sin cobertura telefónica) y no deja de tratarse de un deporte con algo de riesgo. Para la tranquilidad que aporta no supone un gasto considerable y rodarás mucho más a gusto.

  • Respeto por la naturaleza.

    Uno de los motivos por los que nos decidimos a montar Patas Negras fue para mostrar la riqueza natural de la Sierra de Huelva de una manera cercana y amigable con el medio. La ruta transcurre en gran parte por espacios naturales protegidos que debemos cuidar para transmitir a nuestra descendencia al menos igual que como nosotros los encontramos. Que la única huellas que dejes en el campo sea la de tus ruedas.

  • Convivencia social.

    Dejad las puertas, porteras, cancelas y en general todas las barreras tal y como las encontréis. Si están cerradas, pues cerradas y si al llegar están abiertas, pues abiertas. Al atravesar fincas con ganado habrá tramos en los que esto sea habitual por lo que os rogamos que prestéis especial atención para no causar problemas. Si vais en grupo, tal vez lo más ágil y cómodo sea que quien llegue primero a la portera abra y espere a que pasen todos los del grupo; y sea él mismo quien cierre.

  • Circulación precavida.

    Recordad que Patas Negras no es una carrera, sino más bien un reto. Transitamos por pistas y carreteras que compartimos con otras personas por lo que deberemos respetar en todo momento las normas de circulación (sin exceptuar el casco y la iluminación). Además, en senderos y caminos habrá que ser especialmente respetuosos con los peatones (pues son los más frágiles). Pedalead atentos pues detrás de cualquier curva puede aparecer una moto o algún animal despistado.